La Educación en Colombia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En este corto trabajo quiero hacer algunos comentarios sobre la educación en Colombia, enfocando el tema con consideraciones sencillas, encauzándola como  procesos de formación y de acceso al pensamiento y como acciones de transmisión del saber.
Quiero más bien plantear una posición crítica sobre la educación y algunos interrogantes como por ejemplo ¿Para qué sirve la educación? ¿Por qué esta no enseña a pensar? ¿Qué es educar? Quiero empezar con el “para qué” por una razón muy simple. Si uno se pregunta ¿sirve la educación actual al país y a la juventud?, creo que no. Lo fundamental es preguntarnos ¿qué queremos de la educación? Pienso que no se puede considerar ninguna pregunta sobre el quehacer humano en lo que se refiere a su valor, a su utilidad, o a lo que uno puede obtener de él, si uno no se pregunta qué queremos.
 Preguntarse si sirve la educación en el país exige responder preguntas como: ¿qué queremos con la educación?, ¿qué es eso de educar?, ¿para qué queremos educar?, y en último término, la pregunta más importante de todas ¿qué país queremos? Pienso que uno no puede reflexionar acerca de la educación sin hacerlo antes o simultáneamente acerca de este tema tan fundamental en el vivir cotidiano como es el proyecto de país en el cual están inmersas nuestras reflexiones sobre educación.
¿Tenemos un proyecto de país? Tal vez nuestra gran tragedia actual es que no tenemos un proyecto consolidado de país, sino fraccionado en nuestro deseo de una sociedad más equitativa. Es cierto que no podemos jugar a volver al pasado.
Sin embargo, como espectador de vivencia universitaria percibo la existencia de dos proyectos nacionales, uno del pasado y otro del presente, claramente distintos, uno que vivimos como estudiantes y otro  al que se ven forzado a vivir los estudiantes actuales. La apreciación que tenemos del bachillerato es que es la cosa más vaga, confusa y profusa de la educación Colombiana. Es un conjunto de materias diversas: geografía, geometría, historia patria, religión (esta se convirtió mediante Ley de la República en asignatura forzosa en contra del libre pensamiento acabando de un plumazo la racionalidad en la educación), que el estudiante consume durante seis años hasta que el examen del ICFES lo libera por fortuna de toda aquella pesada carga de información y confusión.
Las políticas educativas en las últimas décadas conjuga la educación con las necesidades de la producción, considerando esta como uno de los elementos del proceso económico, podríamos analizar de esta perspectiva la educación como la producción de una mercancía que denominamos fuerza de trabajo calificada que tiene una demanda en el mercado, de esta forma la educación estaría subordinada a las necesidades del mercado laboral y a las exigencias del sistema, pero carecemos de una investigación científica que promueva el desarrollo del país.
La educación se ocupa de preparar a los estudiantes para intervenir en las distintas formas de trabajo productivo en los diversos sectores de la economía. Así, la eficacia de la educación para preparar a los futuros técnicos y profesionales, se mide por las habilidades que el individuo adquiera para realizar la tarea, funciones u oficios dentro de un aparato productivo burocrático. Su eficacia depende también del dominio de determinadas técnicas, poco importa que las tareas productivas coincidan con los proyectos o expectativas del hombre que las realiza. Se trata en esencia de prepararlo como un empleado del sistema, por lo tanto, lo importante no es que piense o no piense sino que haya logrado manejar ciertas habilidades que permitan producir resultados determinados abandonando el tema investigativo.

 Nuestra sociedad se encuentra altamente burocratizada, el individuo participa en empresas públicas o privadas en las cuales existe una rígida jerarquía en dos sentidos: el trabajo que manda y el trabajo que obedece; el trabajo que planifica y el trabajo que ejecuta.  Nos enfrentaríamos de esta forma a una delegación general de la iniciativa, tendríamos de esta forma que el técnico, el obrero obedecen ordenes, hasta el mismo gerente no tiene la iniciativa por cuanto esta obedece al mercado, a las conveniencias del sistema,  se deben formar individuos que en el puesto laboral tomen iniciativas, pongan objeciones, piensen por sí mismos, estos de pronto no encajarían bien en sistemas como el nuestro.

 El trabajo calificado también se va incrementando progresivamente a la lógica de la especialización. Por ese motivo los requerimientos de iniciativa, de capacidad de pensar por sí mismo o de criticar van disminuyendo, y en cambio las exigencias de menos tiempo y mas información se van incrementando. Por este motivo, los sistemas novedosos en la educación no se refieren a la posibilidad de formar mejor a la gente, sino de informarla lo más rápidamente, los sistemas audiovisuales, o los sistemas de lecturas modernos de toda índole, son formas de acelerar el acceso a la información.

 La adquisición de una mayor cantidad de datos y su manipulación en una menor cantidad de tiempo no implican ninguna posibilidad de incremento de la iniciativa, de la creatividad o de la capacidad crítica, confundiendo de esta forma la educación con la información. La educación, tal como ella existe en la actualidad, reprime el pensamiento, transmite datos, conocimientos, saberes y resultados que otros pensaron, pero no enseña ni permite pensar. A ello se debe que el estudiante adquiera un respeto por el maestro y la educación procede simplemente de la intimidación. La intimidación y represión del pensamiento en colegios y universidades están asociadas al autoritarismo existente en las relaciones entre el que sabe y el que no sabe, donde prospera toda clase de dogmatismo religioso, política, ideológica y, por supuesto el dogmatismo del saber. Michael Foucault en uno de sus ensayos con su habitual brillantez, el filosofo francés sostenía que, al igual que la sexualidad, la psiquiatría, la religión, la justicia y el lenguaje, la enseñanza había sido siempre, en el mundo occidental una de esas estructuras de poder, erigidas para reprimir y domesticar el cuerpo social, instalando sutiles pero eficaces formas de sometimiento y   enajenación a fin de garantizar la perpetuación de los privilegios y el control del poder de los grupos sociales dominantes.  Nuestra sociedad no necesita sólo formar burócratas, necesita también  crearle a todo el mundo la expectativa de que es una persona con posibilidades, con futuro y de que la educación le permite ascender socialmente. El empobrecimiento y el desorden que ha padecido la enseñanza pública, tanto en Colombia como en el resto del mundo, ha dado a le enseñanza privada, a la que por razones económicas tiene acceso solo un sector social minoritario de altos ingresos, y que ha sufrido menos los estragos de la supuesta revolución libertaria, un papel preponderante en la forja de los dirigentes políticos, profesionales y culturales de hoy del futuro. Nunca tan cierto aquello de NADIE SABE PARA QUIEN TRABAJA. Creyendo hacerlo para construir un mundo, veraz ,  libre , sin represión, ni enajenación ni autoritarismo, los filósofos como Michael Foucault y sus inconscientes discípulos obraron muy acertadamente para que, gracias a la revolución educativa que propiciaron, los pobres siguieran pobres , los ricos, y los inveterados dueños del poder siempre con el látigo en la mano.

 La educación Pública probablemente se podría suprimir. Llegaríamos así a una situación en la cual, el que quiera ser médico, ingeniero, debería pagar el costo. Pero nuestra sociedad necesita crear y alimentar una expectativa de que es una sociedad democrática, en la que hay movilidad social e igualdad de oportunidades. Esta expectativa se expresa muy a menudo con el cuento del individuo que llego a ser lo que sus padres no eran y que sirve para demostrar que la nuestra no es una sociedad cerrada.  Sin movilidad social el costo de esta expectativa es muy alto, es el costo de mantener la educación pública. Su existencia es importantísima para mantener el sistema. Sin ella sería difícil para las clases dominantes ocultar que vivimos en una sociedad que no es democrática, donde no existe una igualdad real de oportunidades, como pregonan algunos liberales vergonzantes.

Desmontar la educación pública significara desmontar la expectativa que tienen las personas de que su destino no está dado por su nacimiento, sino esta resulta del aprovechamiento de oportunidades que brinda el sistema a través de la educación, pero el sistema la está desmontando cada día más, se privatiza y surgen universidades y escuelas de garaje y el producto que sale formado de ellas, no tiene oportunidades en el mercado laboral del país.

Se hace necesario hacer un comentario relacionado con la educación en Colombia, los colegios oficiales del país, mejoraron y obtuvieron buenos resultados en matemáticas y lenguaje, pero se desmejoró en Inglés y Física, sobre los resultados por áreas del conocimiento, en leguaje-según la conclusión es que los estudiantes comprenden mejor los textos. Pero tienen dificultades a la hora de comparar documentos y relacionar lo que leen con lo que saben, y usarlo para proponer soluciones a problemas que le son planteados. En matemáticas los estudiantes mejoraron sus habilidades para resolver problemas de rutina, los cuales exigen analizar una información  puntual y crear estrategias para su solución. Son capaces de resolver situaciones  necesarias requeridas en una operación para solucionarlas, pero su desempeño es bajo a la hora de resolver problemas que necesitan establecer múltiples relaciones, reorganizar la información y explicar porqué surgen nuevas situaciones.

La crisis de la educación es más exigente  mientras más tecnológicamente avanzada sea la sociedad. La educación actual está concebida para que el individuo rinda cuentas sobre resultados del saber y no para que acceda a pensar en los procesos que condujeron a ese saber o a los resultados de ese saber.

Es muy distinto abrir un mercado de profesiones, una oferta de trabajo calificado, que abrir un campo al pensamiento en la que el hombre pueda pensar, investigar. Aprender a entender y no ser simplemente un especialista, una fuerza de trabajo alta o medianamente calificada.

Alguien quien no solo sabe realizar un trabajo, sino que también sabe quién es él, en que sociedad vive, qué busca. Si la educación no da cuenta de estos aspectos culturalmente no sirve. Es importante entender claramente que si la educación no enseña al hombre a luchar por sí mismo, a criticarse a sí mismo, a criticar a la sociedad en que vive, esa educación es nefasta, es simplemente una manera de integrar a los individuos, como robots, a la calificación de fuerza de trabajo. Hay una relación necesaria, entre educación y autoridad. La autoridad no ha sido nunca buena educadora.

Cuando la educación no es más que convertir al otro en la imagen que nosotros tenemos del deber ser, es una mala educación. Cuando, por el contrario la educación permite al individuo pensar por sí mismo y ser lo que él quiere, es una educación deseable, aunque muy difícil de alcanzar, porque la educación ha sido casi siempre obligación, imposición deber de llegar a ser lo que determine el establecimiento. El educarse constituye un proceso en el cual el niño, el joven o el adulto conviven con otro y al convivir con el otro se transforma espontáneamente de manera que su modo de vivir se hace progresivamente más congruente con el del otro en el espacio de convivencia. El educar ocurre, por lo tanto, todo el tiempo; de manera recíproca, como transformación estructural contingente a una historia en el convivir en el que resulta que las personas aprenden a vivir de una manera que se configura según el convivir de la comunidad donde viven. La educación como sistema educacional configura un mundo que vivió en su educación. Los educadores, a su vez, confirman el mundo que vivieron al ser educados en el educar. La educación es un proceso continuo que dura toda la vida y que hace de la comunidad donde vivimos un mundo espontáneamente conservador en lo que al educar se refiere. Esto no significa, por supuesto, que el mundo del educar no cambie, pero sí, que la educación, como sistema de formación del niño, el joven o el adulto tiene efectos de larga duración que no se cambian fácilmente.

 Como conclusión quiero manifestar que como vivamos educaremos, y conservaremos en el vivir el mundo que vivamos como educandos. Y educaremos a otros con nuestro vivir con ellos el mundo que vivamos en el convivir. Vemos como en la actualidad el discurso de la educación gira en forma monótona y reiterativa en torno a la calidad como meta idealizada a la que habría que llegar, se torna útil y urgente recuperar la dirección de una cultura que ya no niegue nada sino que afirme y diga sí a la realidad más allá de todo ideal, no se trata de anular o superar las tendencias idealizantes pero sí de persistir en el espíritu de las critica y de comprometer nuestra existencia en esa lucha. Admitir un principio básico: hablar es combatir, en el sentido de los juegos del lenguaje, y que la crítica es ya una forma agonística que siempre nos permite afirmar y crear.

 En el presente año termina el debate público del plan decenal de la educación en el que se tratarán los siguientes temas:

1.- Ciencia y Tecnología: Cuáles herramientas requieren las instituciones y para qué. Cómo investigar más.
2.-Nuevos métodos: Qué estrategias de enseñanza pueden funcionar según la región. Como aplicarlas.  
3.- Mejores maestros. Cómo incentivar la formación continua de docentes y cómo medir y propiciar su calidad. 
4.- Más inversión. Gastos prioritarios, cifras de inversión por nivel educativo, créditos, subsidios, etc. 
5.- Paz y convivencia. Cómo lograr que esta escuela propicie la educación y el respeto por la diferencia.  
6.- Equidad. Cuáles serán las estrategias de cobertura en las regiones. Cómo garantizar igual calidad en el país.   
7.- Educación fuera del aula. Como vincular a las familias, las empresas, los medios de comunicación y otros sectores. 
8.-.Primera infancia. Gran debilidad del sistema. Qué modelo de educación aplicar con niños menores de 5 años.              
9.- Gestión. Como deben rendir las cuentas las instituciones, las secretarias de educación y el Ministerio.  
10.- Fines y calidad. Qué cambios se deben hacer en áreas como educación sexual, religión y ciencias básicas. Como motivar la competitividad.

Con estos diez puntos el país le apostará a la educación en los próximos diez años, es discutir cómo garantizar mayor cobertura sin descuidar la calidad, cosa que no se ha hecho desde la década pasada.

Este plan tiene un problemita y es que no es obligatorio o sea que todo el desgaste que se haga quedará como un saludo a la bandera, teniendo en cuenta que el anterior plan educativo fue un fracaso y que, más que las propuestas en sí lo que debe logarse es que haya garantía para cumplirlo.

Fraternalmente.
JOSÉ DOMINGO GONZÁLEZ-RUBIO RODRÍGUEZ.
Doctor en Derecho, egresado de la Universidad Libre de Colombia.
Especializado en Derecho Ambiental, Universidad del Rosario.

Imagenes de la Bibliografía y links

en:

http://www.thisischile.cl/Articles.aspx?id=2037&sec=266&eje=Acerca&itz=interface-acerca-gente-chilenosdestacados&t=humberto-maturana&idioma=1

http://actores-sociales.blogspot.com/2007/10/michel-foucault-las-palabras-y-las.html

http://www.entrelectores.com/libros/detalle/24623.educacion-y-democracia-estanislao-zuleta

Publicado en EDUCACION | Deja un comentario

Para ser unidad se requiere ser todo.

Si se desea ser UNIDAD se requiere ser TODO.
Para ser TODO se debe uno proponer ser dueño de todas las frecuencias que no tiene. ¿Cuáles frecuencias no tiene?  Pues aquellas que le molestan como producto de un verbo o la  actitud de una persona que se encuentre en ese momento en su entorno. Pareciera que esas molestias, la mayoría de los seres, lo toman como una agresión.
Los seres que están conscientes de la importancia del crecimiento interno en búsqueda de ser TODO, la toman en su interior como una oportunidad, como un regalo de ese individuo que se está expresando  o actuando,  y  entrega sin que él lo sepa, esa frecuencia ausente en ellos. 
Solo el que está trabajando en la lectura de su propio libro tendrá la oportunidad de apoderarse de esos regalos.   

Que interesante es tener una actitud científica.

Mario Bunge, en su libro: La Investigación Científica, Su Estrategia Y Su Filosofía.

En la página 51, dice:

«La adopción universal de una actitud científica puede hacernos más sabios: nos haría más cautos, sin duda, en la recepción de información, en la admisión de creencias y en la formulación de previsiones; nos haría más exigentes en la contrastación de nuestras opiniones, y más tolerantes con las de otros; nos haría más dispuestos a inquirir libremente acerca de nuevas posibilidades, y a eliminar mitos consagrados que sólo son mitos; robustecería nuestra confianza en la experiencia, guiada por la razón, y nuestra confianza en la razón contrastada por la experiencia; nos estimularía a planear y controlar mejor la acción, a seleccionar nuestros fines y a buscar normas de conducta coherentes con esos fines y con el conocimiento disponible, en vez de dominadas por el hábito y por la autoridad; daría más vida al amor a la verdad, a la disposición a reconocer el propio error, a buscar la perfección y a comprender la imperfección inevitable; nos daría una visión del mundo eternamente joven, basada en teorías contrastadas, en vez de estarlo en la tradición, que rehuye tenazmente todo contraste con los hechos; y nos animaría a sostener una visión realista de la vida humana, una visión equilibrada, ni optimista ni pesimista”

 

Mario Bunge. Foto: Antonio Moreno

Imagen de :

http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/28802/Mario_Bunge

Publicado en ELEMENTOS EXPANSIVOS | Deja un comentario

Cómo hacerse dueño de los elementos expansivos.

En nuestro ejemplo  del  miedo, debemos estar  atentos en nosotros mismos para detectarlo (alguien está en una calle disparando a otra persona, brota sangre, hay gritos, algunos corren, el herido cae al suelo).  Si  como producto de éste evento yo detecto miedo en mí,  debo trabajar en ese elemento, pues ya sé que es expansivo: lo observo en mi interior, no lo cuestiono, trato de incrementar su gradiente lo que más pueda, hago consciencia de él y cuando tenga plena consciencia del miedo en mí, me ubico en el contrario  (el valor) y hago consciencia de éste. En ese instante me he expandido en ese elemento como unidad de campo y me apodero de esa frecuencia.

La próxima vez que suceda un evento similar ya no detecto el miedo, porque soy dueño de esa frecuencia en ese gradiente.

Publicado en ELEMENTOS EXPANSIVOS | Deja un comentario

Situación de la salud en Colombia

EL PROBLEMA
Pedro Lain Entralgo dice: “A través de la historia, han existido 2 utopías que han pretendido quitar la relación intima entre el médico y el enfermo, su carácter inmediato: La magia y la tecnología, La mentalidad mágica, lleva en su seno, la pretensión  utópica de sanar al enfermo sin contacto directo con él y la mentalidad técnica a su vez, ha soñado la utopía de un diagnostico logrado mediante signos puramente objetivos y un tratamiento limitado a la fiel ejecución de algunas prescripciones previamente escritas. Ambas aspiran a separar físicamente al médico del enfermo, o cuando menos a demostrar que el encuentro personal de uno y otro no es condición necesaria para el recto ejercicio de la medicina”. 
Laín Entralgo no pudo imaginar que hay otras formas, incluso mas aberrantes de interferir en el acto médico, como sucede con la ley 100 que es la que rige la salud en Colombia desde hace 15 años, en dicha ley, el estado le pasa el manejo de la Salud a particulares y cualquier persona o entidad con suficiente capital, establece una EPS para prestar el servicio y lucrarse de él. El acto médico se convierte en un bien comercial, los nombres cambian, el médico se llama IPS o prestatario y el enfermo se llama usuario o cliente, los directores de departamento se llaman gerentes y el objetivo de la consulta no es solucionar su problema, sino que salgan satisfechos, hay indicadores de satisfacción, en los que importa es gastar un tiempo previamente definido y proporcionar unos medicamentos o solicitar unos exámenes previamente establecidos. Lo que no está establecido se considera fuera del contrato comercial y por ello no se da, independiente que ello le cueste la vida o no solucione su enfermedad. Si el usuario no está de acuerdo, establece un juicio rápido llamado tutela y un juez (que con frecuencia, no tiene idea de medicina) decide si la EPS le debe proporcionar lo que el usuario está solicitando, esto ha permitido decisiones absurdas, obligando a las EPS a cubrir gastos de productos que no tienen relación siquiera con la medicina. Con mas de 80.000 tutelas al año y decisiones absurdas en varias de ellas.

 Con bastante más de 100 reformas a la ley en los 3 primeros años, ésta ha demostrado que no es práctica. Se mantiene por el “slogan” con que se publicitó: Salud para el pueblo. En los informes se pasan estadísticas en las que se dice que el cubrimiento es absoluto, sin embargo el hecho que todas las personas estén inscritas, no quiere decir que están verdaderamente cubiertas en Salud. La parte asistencial es a la que mas se ha dedicado y en forma deficiente, pues la oportunidad de consulta, generalmente se difiere, en algunos casos hasta por varios meses, con el perjuicio que supone la demora en enfermedades tan comunes como hipertensión arterial, diabetes, enfermedades respiratorias, cáncer que requieren un diagnóstico pronto para iniciar el tratamiento y evitar las complicaciones que supone el progreso de la enfermedad. Los programas de prevención no se han hecho particularmente en las enfermedades que acabé de mencionar, aumentando el número de casos y en enfermedades trasmisibles como Chagas, malaria, Leishmaniasis, hepatitis no tienen el cubrimiento adecuado.

 Los medicamentos genéricos no tienen la garantía de calidad necesaria, no están sustentados por estudios de bioequivalencia en una gran mayoría, El número de Laboratorios de genéricos es muy alto, con el consecuente deterioro en la calidad. Los hospitales y las EPS se escudan en esta situación comprando la medicación mas barata que con frecuencia es la más deficiente.

 Hay incongruencia en los datos financieros, por ejemplo, a finales de año se informó  de al menos una EPS que  tuvo utilidades muy altas y ahora informan  que la mayoría de las EPS están quebradas.

Para completar el cuadro. Los magistrados han decidido legislar sobre la vida y la muerte de las personas, al expedir leyes que autorizan la eutanasia y el aborto. Las leyes no necesariamente son inadecuadas pero sí la forma de ejecutarlas. Un juez toma la decisión y envía el mandato al centro respectivo para que se cumpla. No tienen en cuenta que hay médicos que tienen objeción de conciencia para realizarlos.

Con la disculpa que el FOSYGA no ha podido pagar los servicios de salud, el gobierno hace 2 años decretó la situación de emergencia, dictando resoluciones en las que condena a las personas con enfermedades graves y sin dinero prácticamente a morirse y castiga la acción del médico, si no se somete a los lineamientos, al no poder solicitar medicamentos o procedimientos que no estén en una lista dada. Los pacientes pierden por decreto, el derecho a ser racionalmente tratados, al prevalecer las normas comerciales sobre los conocimientos científicos. Pues quien dictamina si la decisión médica es adecuada, es un auditor de la empresa que no necesariamente es médico.

 QUE HACER?

Expuestos algunos problemas, es probable que se encuentren buenas soluciones, por mi parte propongo algunas. Indudablemente, es una ilusión pensar que la ley 100 va a ser eliminada, tiene la ventaja que tiene identificadas a la mayoría de las personas en sus diferentes modalidades. El cubrimiento, particularmente con el sistema subsidiado, se ha ampliado y la mayoría de los problemas están en el sistema contributivo. Se deben realizar reformas sustanciales. Es importante buscar mayor participación del gremio médico. Crear comités médicos que analicen las tutelas, las medicaciones y los procedimientos no POS y decidan que es lo mas adecuado. No podemos permitir que el cuidado de la salud se salga nuestras manos.

Si el INVIMA está amarrado por intereses personales, se puede buscar una entidad Internacional que logre supervisar sobre los medicamentos e insumos, para que se pueda tratar racionalmente y con calidad a los pacientes.

Para las decisiones sobre eutanasia y aborto debe nombrarse igualmente un comité que decida sobre ello y si la decisión es ejecutarla, debe haber grupos de médicos entrenados para ello y que no tengan objeciones de conciencia al respecto.

Con respecto al FOSYGA, ¿Qué ha pasado con los ingresos que recibe? Se sabe que le ingresa una buena cantidad de recursos, o si es cierto que sus ingresos han disminuido mucho, tenemos el derecho de que se nos presente un balance de que pasó con estos fondos, porque no ha pagado a las EPS como les corresponde.

 CONCLUSIÓN 
Creo que en parte la situación que se está presentando es culpa nuestra, porque nunca hemos podido actuar como gremio. Renegamos de la ley 100, sus reformas y sus decretos que cada vez nos está golpeando más, pero no hacemos nada efectivo, Si alguna vez podemos actuar como una unidad, lograremos que se nos respete y además estaremos haciendo algo por el bienestar de nuestros enfermos.

Como hermanos masones debemos buscar que el derecho a la salud, sea restablecido como tal, que las personas con menores recursos tengan acceso a la medicina

 JOSE MIGUEL PARRA  CASTAÑEDA      MD

Medicina Interna, Cardiologia,Hospital San José, U. del Rosario, Fundación Cardio Infantil, Cuidado Intensivo, Hospital Henry Mondor, Paris

 

Pedro Laín Entralgo, médico y humanista

 

 

 

 

 

Imagen de:
http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0034-98872002000100015&script=sci_arttext 

Publicado en SALUD | Deja un comentario

¿Qué es el Rito Escoces antiguo y aceptado?

Es un Rito Masónico de naturaleza  INICIÁTICA.

Es una Organización Masónica de Educación Continuada que enseña y desarrolla su filosofía y principios, a través del estudio y la práctica  Ritualística de sus 30 grados, los cuales se numeran del 4° al 33°.

A partir del Grado IV se reiteran los símbolos didácticos y se complementan las enseñanzas que se aprendieron en los tres primeros grados masónicos.  Se busca el aquilatamiento del significado de los símbolos y sus principios.

Aunque administrativamente las Grandes Logias son autónomas, soberanas e independientes, el Grado de Maestro Secreto actualiza el concepto de que Simbolismo y  Escocismo constituyen solamente instancias o  estadios diferentes del proceso unitario individual de perfeccionamiento, en la Francmasonería, cuyo carácter e identidad se sintetiza en que es UNA, UNICA e INDIVISIBLE.

Seremos siempre Aprendices de primer Grado en avidez de perfeccionamiento.

Publicado en MASONERIA | Deja un comentario

Todo Elemento Expansivo tiene su opuesto y éste también es expansivo.

Los elementos expansivos  se comportan como un campo magnético: tienen un positivo y un negativo y  tan bueno es el negativo como el positivo. Si incremento el gradiente del negativo se incrementa, en el mismo nivel, el positivo. Si disminuyo el  gradiente positivo, se disminuye el gradiente negativo. Si anulo el negativo, desaparece el positivo. Los dos (el negativo y el positivo conforman la unidad). Es el campo unificado.
Pues bien, en el caso del “miedo” (negativo) tiene su contrario que es el “valor” (positivo). Los dos conforman la unidad de campo. El uno no es sin el otro.

Las tres imagenes de:

http://es.scribd.com/doc/491400/CAMPO-MAGNETICO-

Publicado en ELEMENTOS EXPANSIVOS | Deja un comentario

Ponencia Reforma Ley 30 ACR28

Dos Décadas de Intervencionismo en la Educación Superior Colombiana

Apropósito de la Propuesta de Reforma de la Ley 30 de 1992

Bogotá Abril 20 de 2011

“La calidad nunca es un accidente siempre es el resultado de un esfuerzo de la Inteligencia”

John  Ruskin

Lo debates,  movilizaciones, foros y numerosos  artículos de reflexión publicados sobre la propuesta de reforma de la Ley 30 de 1992 de Educación Superior, presentada por el Presidente de la República y la Ministra de Educación Nacional en  el mes de marzo del presente año,  convocados por las asociaciones académicas y gremiales, las organizaciones de estudiantes y profesores, con la opinión de expertos académicos e investigadores, así como la postura autorizada de los rectores de las más importantes universidades públicas y privadas del país,   quienes han manifestado sus diferencias, y posturas encontradas no solamente con la propuesta de reforma, sino a demás la diferencia conceptual y procedimental para analizar la educación,  de manera particular la educación superior, en el marco del contexto latinoamericano y mundial.

  El gobierno nacional en cabeza del Presidente Nacional, la Ministra de Educación Nacional y su Viceministro de Educación Superior, han reiterado que los problemas de cobertura, calidad y financiación son los principales aspectos que han motivado al ente gubernamental y sus  asesores, a elaborar la propuesta de reforma de la Ley 30 de 1992, que fortalece normativa y procedimentalmente el control sobre las instituciones y los programas, es decir se robustece la inspección y vigilancia de los entes del Estados, mermando la autonomía de las universidades.

 De la misma manera se expresa que ante las bajas tasas de cobertura, que según los índices del gobierno en Colombia está en 37%, para lograr la meta del 50% en el 2014, se propone aumentar la cobertura de la educación superior en 480.000 estudiantes, para lo cual una de  las alternativas de la propuesta es flexibilizar las condiciones de participación y competitividad para que ingresen instituciones y capitales internacionales, interesados en invertir en educación superior en Colombia, para lo cual la propuesta de reforma brinda la posibilidad de que las IES puedan ser con ánimo de lucro, pero además siendo reconocidas  como tales podría expedir títulos, que serian validos legalmente, siempre y cuando los programas tengan el respectivo registro calificado.

 De  otra parte se busca que la  cobertura continúe creciendo en proporción geométrica fortaleciendo la formación de técnicos y tecnólogos, con la colaboración activa del SENA, que tendría participación en la nueva composición del CESU; con esta misma lógica expansionista se propone fortalecer las líneas de crédito educativo con préstamos del ICETEX más blandos, que puedan ser pagados después de que el estudiante culmine su carrera y este laborando.

Pero sin lugar a dudas, la propuesta de reforma donde adquiere mayor riesgo y aparente innovación es en la iniciativa de abrir la oferta de programas y servicios de educación superior a nuevas instituciones o empresas nacionales y foráneas, interesadas en invertir importantes recursos financieros en este campo, siempre y cuanto el Estado lo libere de las limitaciones para los intereses de los inversionistas, que no lo ven atractivo tal y como está normatizado con la Ley 30 de 1992, entre otras por que impone que las IES privadas deben ser personas jurídicas de utilidad común sin ánimo de lucro, como corporaciones, fundaciones o Instituciones de economía solidaria ( Articulo 98 de la Ley 30 de 1992).

 Las Instituciones de Educación Superior Públicas que tienen el 55.38 % de la cobertura en Colombia, de manera unánime a través de sus rectores se han pronunciado en contra de las alternativas plasmadas por el gobierno nacional en la propuesta de reforma para solventar el  agudo  déficit financiero, en que viven año tras año las Universidades Públicas, entre otras causas por lo dispuesto en la Ley 30 de 1992, que no se compadece con las  inversiones  significativas que han tenido que realizar la mayoría de estos centros de educación superior para alcanzar y sostener la alta calidad académica, lo que se refleja en el mejoramiento de  la investigación, la modernización tecnológica, la docencia calificada, la proyección social, el aumento de cobertura, la  internacionalización, la infraestructura física, el bienestar universitario, la gestión y planeación, lo que ha demandado importantes recursos financieros, muchos de ellos provenientes de fuentes propias, que para el caso de la Universidad Nacional y la Universidad de Antioquia superan el 40% del total de su presupuesto.

 El Rector de la Universidad Nacional Colombia Doctor Moisés Wasserman se ha pronunciado, afirmando y demostrando que la propuesta de reforma no soluciona el grave problema de crisis financiera de las Universidades públicas, anunciando que están preparando un modelo alternativo de financiación, que rompa las ataduras financieras de Estado al índice del IPC, que no puede ser el único indicador para valorar los cotos de las universidades actuales, que tienen que están haciendo grandes esfuerzos para responder  las exigencias de estándares nacionales e internacionales de calidad, ampliamente expuesto en la página editorial del  el Espectador y reproducido en un Periódico No 143.

 Al respecto, es importante resaltar el aporte del profesor Jorge Armando Rodríguez, Director  del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID), de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional, analiza la propuesta de reforma, en lo pertinente a la financiación de la Universidad Pública, para lo cual elabora un riguroso ejercicio, en marzo del presente año, comparativo utilizando los presupuestos técnicos determinados en la actual Ley 30 y los incorporados como novedad en la propuesta del actual gobierno, para concluir que ninguno de los dos responde a las necesidades y exigencias de desarrollo de corto, mediano y largo plazo de la educación superior, en el contexto nacional e internacional. Con las dos la crisis financiera se continuará agravando, socavando la sostenibilidad y competitividad de la educación pública  en Colombia.

No menos polémica ha causado en el medio universitario la tipología de instituciones que se propone en el proyecto de reforma, en el cual de un tajo normativo quedarían clasificadas  en Universidades e Instituciones Universitarias, recordemos que en la actual Ley se  clasifican en Universidades, Instituciones de Educación Superior o Escuelas Tecnológicas  e Instituciones Técnicas Profesionales (Articulo 16 de la Ley 30 de 192).  Sabemos que dicha clasificación es atípica en el contexto internacional, es una de las herencias del Decreto-Ley 80 de 1980, por el cual se organizó el sistema de educación post-secundario, definiendo que según su carácter académico las instituciones  de educación superior se clasifican en Intermedias Profesionales, Tecnológicas y Universidades (Articulo 43 Ley 80 de 1980), lo que permitió una expansión  geométrica de las IES existentes en Colombia, que hasta ese momento era conformada por las Universidades Públicas y Privadas, más aún autorizó al SENA para  ofrecer programas terminales de formación tecnológica, deformación intermedia profesional y media vocacional.

Con relación a la anterior clasificación  atípica de la educación superior, así como las modalidades y campos, en lo referido a la formación de técnicos profesionales y tecnológicos, invito a los participantes a profundizar en el tema a partir de los importantes aportes de los trabajos investigativos del profesor Víctor Manuel Gómez Campo de la Universidad Nacional, que de manera rigurosa e incansable viene desarrollando desde hace más de tres décadas sobre la Educación Tecnológica en Colombia, demostrando las incoherencias epistemológicas, culturales e históricas de nuestro país, que no han permitido que se estructure un verdadero sistema de educación  de técnicos y tecnólogos, integrado a la educación  básica, media y superior,  que a su juicio no se logra superar en el actual proyecto de reforma, por el contrario se agudiza más en la medida que se acelera la desnaturalización de una entidad tan importante para el mundo del trabajo como es el SENA, sin proponer un verdadero sistema público  de educación postsecundario de formación técnica, de alta calidad como existen  en los países desarrollados, donde ingresan cientos de jóvenes que no tienen acceso a la Universidad.

  Es igualmente preocupante que en la nueva clasificación propuesta en el proyecto de reforma, las tres modalidades de instituciones se reducen a dos, sin embargo es importante recordar que muchas Instituciones Tecnológicas y Técnicas Profesionales se han venido transformando en Instituciones de Educación Superior, pues la actual normatividad les da más oportunidades en cuanto a oferta de programas, además en nuestro medio se gana en estatus y competitividad.

 Considero que  las 5 condiciones que  impone  la propuesta de reforma, para ser y continuar siendo reconocidas las IES como universidades, son abiertamente arbitrarios en la medida que desconocen que las 126 universidades públicas y privadas existente en Colombia, fueron creadas bajo preceptos educativos y  axiológicos, cultural y legalmente aceptados por la sociedad y el Estado Colombiano, que no se pueden desconocer de un tajo normativo, pues no sería propio de un gobierno, que obra bajo el amparo de la ley y la justicia, distintivo universal de la democracia.

Con el propósito de ejemplarizar, los efectos negativos de estos condicionantes, miremos la que exige, que para  ser  Universidad en Colombia  deberá contar con acreditación institucional de alta calidad, de esta manera lo que es voluntario se convierte en obligatorio para las instituciones que aspiren o en la actualidad sean universidades.

 Pues bien, de acuerdo con la información suministrada por el Consejo Nacional de Acreditación   son 21 IES acreditadas de alta calidad, de las cuales 19 son universidades, lo que indica que tan solo el 15% de las universidades han logrado la acreditación institucional. En el supuesto que  se aplicara hoy la propuesta de reforma el 85% de las Universidades no cumplirían con esta condición, y muy seguramente varias de las universidades acreditadas se verían en dificultades para cumplir con las 5 condiciones restantes, que imponen tener un cuerpo profesoral en ciencias básicas; contar con programas académicos por lo menos en tres áreas del conocimiento; contar con grupos de investigación clasificados por COLCIENCIAS en las dos categorías superiores (A1 y A), en 3 áreas del conocimiento y tener por lo menos un programa de doctorado. Claro el aliciente es que si las Universidades no  demuestran contar con estas  condiciones, en una muestra de benevolencia el gobierno dará cinco años de gracia para cumplirlas.

Política pública y prioridad  del Estado que a juicio del historiador Jaime Jaramillo Uribe y el filosofo Rafael Gutiérrez Girardot  ha sido postergada en Colombia, y de acuerdo con la actual propuesta de reforma de la Ley 30 y el Plan de Desarrollo 2010-2014 presentado por el gobierno nacional, continuará  postergada.

Las Universidades son organizaciones de naturaleza compleja y sensible, puesto que su esencia es el conocimiento, la búsqueda de la verdad, la formación de profesionales para pensar con innovación. Por eso requiere espacios, tiempos,  recursos y normas que  feliciten y fomenten el trabajo académico, donde el afán y las tensiones del mundo político o empresarial, no se imponga a la pausa, el análisis, la reflexión y el dialogo razonado, propio del saber y la ciencia, necesarios para la creación del conocimiento científico y tecnológico, fundamental para formar intelectuales, profesionales capaces de interpretar y transformar el mundo natural y social, pero también la subjetividad de la misma persona, este es el distintivo universal de la educación para lo superior, que nos legaron grandes maestros que forjaron la creación de la mayoría de las Universidades en Colombia y el mundo, basta recordar en nuestro medio al Padre Alfonso Borrero Cabal, S.J., quien orientó el Seminario Permanente sobe la Universidad, que muchos docentes y directivos universitarios tuvimos la oportunidad de cursar.

 El  aumento de la cobertura de la educación  superior, que compartimos plenamente, como un derecho fundamental del pueblo colombiana, reivindicación postergada históricamente, no puede llevarnos a cohonestar con propuestas reformistas, que en el fondo lo que buscan es continuar con un afán expansionistas  para cumplir con indicadores de cobertura, impuestos por agencias internacionales, socavando la calidad, desnaturalizando el fin mismo de la educación superior y delegando la responsabilidad de Estado, a particulares nacionales e internacionales, cuyo interés prioritario es el lucro, propio del mundo de los negocios, donde la eficiencia y el control  son inseparables de la utilidad, para  beneficio de los inversionistas.

Al respecto  es interesante el artículo del profesor Mauricio Alviar Ramírez, Ph D, de la Facultad de Ciencias Económicas  de la Universidad de Antioquia, publicado en el periódico Alma Mater No 597 de abril de 2011    , del cual transcribo el siguiente texto:

“El capital privado tendría, probablemente, mayores incentivos para invertir en universidades privadas, pero valga decir que aún ellas tienen muy claro que se constituyen en entidades sin ánimo de lucro. No quiere decir, que tengan que operar a pérdida, pero el objeto central no es el lucro; y no puede serlo porque podrían volverse inviables financieramente, siempre y cuando quisieran ser de alta calidad y excelencia académica. Afortunadamente en Colombia hay casos muy exitosos de instituciones privadas, sin ánimo de lucro, de alta calidad y excelencia académica. Lamentablemente también hay muchos casos exitosos en lucro pero catastróficos en términos de calidad y movilidad social.”

 Esta propuesta del gobierno nacional fue abordada de manera crítica por el profesor Gabriel Misas de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional, el pasado 13 de abril en el Foro de análisis  sobre la Reforma organizado por el Observatorio Nacional de la Universidad Colombiana y el Grupo de Estudios sobre Educación Superior (GEES), realizado en la Universidad Central, expresó que la propuesta del gobierno no se sustenta en estudios serios sobre las implicaciones que tendría para el sistema de educación superior la apertura a inversionistas nacionales e internacionales, la única referencia es a la experiencia de Brasil y Chile, de manera parcial y descontextualizada, resaltando que obedece más a imposiciones internacionales.

Valoramos positivamente los esfuerzos del Estado, las Asociaciones Académicas y  las Universidades para mejorar la calidad de la educación superior, todos sabemos lo rezagados en que estamos en materia de investigación, producción intelectual, internacionalización, cualificación de docentes y cobertura, comparativamente con las mejores universidades ranqueadas del mundo y de América Latina. Pero también sabemos que para  continuar mejorando, la cabeza del Estado, la clase dirigente empresarial y política, debe aprender de los países que están a la vanguardia del desarrollo tecnológico y económico, que el principal freno para el progreso de los pueblos, es no asumir la EDUCACIÓN como el  factor esencial del progreso y la estabilidad social, para mitigar la pobreza  además del  60% de nuestra población, lo que fue ya diagnosticada y formuladas  las alternativas por la Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo, Colombia al Filo de la Oportunidad, del  año 1994. 

Este problema lo aborda el argentino Andrés Oppenheimer, en su libro ¡Basta de Historias!, publicado  a finales del 2010 en el que de manera indaga por qué países como Corea del Sur, China, Singapur, India, Israel, entre otros han superado la pobreza, sus universidades se clasifiquen entre las mejores del mundo y su crecimiento económico sea significativo, la conclusión es contundente, toda la sociedad  de estos países:  clase empresarial,  políticos, trabajadores, investigadores e intelectuales, han asumido que la educación de calidad, con indicadores internacionales y resultados que beneficien a la población, es la base de todos los planes de desarrollo,  la educación es la esencia de la almendra de estos pueblos.

Finalmente resalto que la propuesta de reforma del gobierno nacional como construcción formal y jurídica deja mucho que desear,  lo que vislumbra inconsistencias del orden constitucional y una nueva cascada de decretos y resoluciones, para tratar de remendar lo aprobado de manera acelerada. Igualmente, el cuerpo del articulado de la propuesta, es  sustancialmente procedimental, enriqueciendo el intervencionismo del Estado y acortando la Autonomía Universitaria, otorgada por la Constitución Política de 1991 en el Artículo 69.

 La novedad de la propuesta, frente a las políticas y normas de control y vigilancia ya existentes, lastimosamente radica en abrir el campo de la educación superior,  al interés mercantil del capital nacional e internacional, desmontado la responsabilidad y el compromiso del Estado con la Universidad Pública y colocando en competencia desleal a las  universidades privadas  cuyo fin altruista es la formación de la persona, el desarrollo del conocimiento y la tecnología, al servicio de la sociedad.

Profesor de Filosofía del Derecho de la Facultad de Derecho y Jefe de la Dirección Académica de Planeación de la Universidad Libre de Colombia.

ALEJANDRO CASTILLO RIVAS

.

Publicado en EDUCACION | Deja un comentario